¡Atención! Pautas de uso de Distrito Digital

Buenas a todos. Esta no va a ser una entrada al uso, de hecho, es más una advertencia, consejo y declaración de intenciones que hago para el contenido de Distrito Digital, pero que se puede extender con facilidad al resto de páginas, blogs, canales de YouTube, etc que os encontréis tanto por internet como en prensa escrita o conversaciones con gente del mundillo, ya sean presenciales o electrónicas. Intentaré que no se haga largo.

¿Y de qué va este tema? Pues de verdades absolutas e imposiciones. En el mundo de los juegos de rol, como en tantos otros sitios, se dan consejos, pautas y recomendaciones a mansalva. Algunas son buenas, otras no tanto, generalmente todas hechas con la mejor de las intenciones, pero esto no es siempre así. Por muy buena intención que haya, lo cierto es que todas las cosas que podáis leer en Distrito Digital son materiales de apoyo, reflexiones y consejos cuyo objetivo principal es que lo leáis y lo apliquéis, modifiquéis o ignoréis totalmente a vuestro gusto. Es decir, si yo doy un consejo no os lo toméis como que sea una obligación aplicarlo, puede ser que esté equivocado o tenga razón, pero al final sólo vosotros tenéis la potestad de decidir lo que entra en vuestra mesa de juego. Yo no vengo aquí a establecer una verdad absoluta, ni mucho menos.

Si no aplico los consejos o guías, ¿soy un mal jugador? Rotundamente, NO. Una vez más, el blog está aquí para informar y dar un punto de vista que quizás os ayude de alguna manera, incluso aunque no apliquéis lo que existe en el blog directamente, simplemente con que os de a pensar sobre un tema, ya es más que suficiente. A veces viene bien plantearse las cosas, pero nadie debería poder entrar a deciros cómo deberíais y no deberíais jugar al rol. Siempre que se cumplan unas determinadas condiciones de civismo dentro de la partida, es vuestro terreno y os pertenece a vosotros el poder de decisión para saber qué hacer o no en la mesa.

¿Y si algo de lo que sale publicado me parece ofensivo? No existe una intencionalidad de ofender a nadie con las entradas de este blog. Tampoco creo que exista la imposibilidad que nadie se ofenda. Creo que ya somos todos mayorcitos como para ofendernos por algo en lo que no estemos de acuerdo que esté escrito aquí. Si algún escrito clama al cielo o algo os chirría, siempre estará abierta la sección de comentarios para que podamos hablar de ello con tranquilidad.

De momento, dejo esta entrada aquí, que iré ampliando según se requiera, a modo de pequeña guía para el blog.

Saludos y abrazos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La legislación española obliga a nuestro blog a mostrar este molesto mensaje. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Si quieres saber más sobre la política de cookies, pincha en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: