El Imperio Final de Brandon Sanderson. Nacidos de la Bruma 1

El Imperio FinalYa hemos llegado al ecuador laboral de la semana y hablamos de un libro que me gustó por su estilo sencillo que me encantó y me ha tenido enganchado hasta el final de la trilogía. Por el autor Brandon Sanderson, la primera parte de la trilogía Nacidos de la Bruma, El Imperio Final.

La premisa es clara y sencilla. El Imperio Final está regido por el Lord Legislador, un ser cuyo poder sólo es igualado por su crueldad. El Imperio está dividido por un rígido sistema social dividido por la pertenencia a la raza. Los humanos son considerados nobles, los cuales juegan importantes papeles políticos, aunque por lo general se dedican a conspirar entre ellos, sin ser una verdadera molestia para el régimen del Lord Legislador. Los terrisanos son sirvientes de gran categoría para los nobles, vienen de lejanas tierras, son muy escasos y son castrados desde el momento en que nacen para evitar su proliferación incontrolada. Por otro lado, los skaa, que son los más numerosos entre los habitantes del Imperio, son esclavos o trabajadores de clases bajas y su muerte o los abusos sufridos son cosa del día a día.

La historia comienza con una comienza por la conspiración de un grupo de estos. Kelsier, un líder nato superviviente de la peor cárcel que podría concebir el Lord Legislador y ya fugado, reúne a un pequeño grupo de habilidosos alománticos y prepara su plan para acabar con el Imperio Final. Pero, ¿qué es la alomancia?

La alomancia es el arte de consumir metales o sus aleaciones en pequeñas dosis, los cuales dotan de poderes sobrenaturales a sus usuarios. No todo el mundo es alomántico, y sólo una pequeña fracción de los skaa hacen gala de estos poderes. Aún sin convertir al alomántico en un ser todopoderoso, los alománticos son perseguidos y por lo general trabajan para los nobles.

Los poderes que conceden según la consunción de uno u otro metal son diversos, pero muy bien estructurados en el universo de la novela: alguno te hace más fuerte, otro incrementa tus sentidos, unos sirven para modificar las emociones y otros permiten usar una especie de telekinesia para atraer o empujar metales sin estar en contacto directo con ellos. Por lo general un alomántico es capaz de usar uno solo de estos poderes previa consunción del metal correspondiente.

No obstante, hay algunos individuos especiales capaces de las mayores capacidades, que son capaces de usar cualquier poder alomántico. Estos seres son conocidos como “Nacidos de las Brumas”.

No voy a hablar mucho más de la historia aquí. Reconozco que mientras que la historia es bastante entretenida, sin ser un culebrón de George R. R. Martin, tampoco es una gran maravilla pero está bien trabajada y es agradable de leer. Lo que es verdaderamente fascinante es la descripción de estos poderes alománticos, y es que se nota que ese sistema de “magia” está muy bien trabajado en el libro, y es alrededor de él donde la historia se desarrolla con mayor intensidad.

En mi opinión, no tiene ningún desperdicio. Aconsejaría echarle un vistazo si se tiene la oportunidad. Además, la trilogía tiene su propio juego de rol, del cual puedes leer aquí mismo.

Quizás hable de las secuelas en un futuro, ¿quién sabe?

Un saludo y un abrazo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La legislación española obliga a nuestro blog a mostrar este molesto mensaje. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Si quieres saber más sobre la política de cookies, pincha en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: