Feliz año 2014

¡Feliz año nuevo! Pensar en cómo quiere uno encarar el nuevo año se hace inevitable a principios del mismo, y quiero contar cómo quiero hacerlo yo, además de ofrecer una disculpa sincera y mis mejores deseos.

Pero espera, ¿disculpa por qué? Disculpa porque he tenido más de dos meses este blog abandonado. Ya habrás notado si sigues el blog de manera más o menos regular que las entradas comenzaron a escasear desde el verano hasta finales de octubre, cuando desaparecieron totalmente. Esto se ha debido a que mi situación personal me ha mantenido alejado del mundo del frikismo todo lo posible. No obstante, ahora me recupero para volver a traerte un Distrito Digital más grande, con mejores contenidos y con los proyectos finalmente terminados. Sin embargo, es también cierto que si tú esperabas leerme, no habrás podido hacerlo. Por eso me quiero disculpar contigo.

Si bien es cierto que el blog no es un trabajo ni una obligación, sí es un escenario en el que me gusta moverme y también reconozco que no sólo lo hago por mí, sino también por ti (ya seas fiel lector, participante o alguien que pasaba por aquí).

Quería decirte que no he abandonado este blog y esta es la primera entrada de la flamante nueva Cuarta Temporada (el cuarto año de vida de Distrito Digital), para lo cual me encuentro preparando un pequeño rediseño de la página (que ya veremos si es tan pequeño), y nuevos contenidos. Esta vez no quiero precipitarme y prometer que me voy a dedicar a realizar este o aquel cambio. Prefiero que las sorpresas vayan llegando en su momento y dependerán mucho del tiempo libre del que disponga, ya que es el único que puedo dedicarle en exclusiva al blog.

También me gustaría mencionar que los proyectos continúan en mi mente, aunque por otro lado voy a dejar apartados durante un tiempo a la mayoría de ellos y centrarme en completarlos de uno en uno, saltando un poco para completar algo de la idea principal al resto si veo que me abandonan las ganas o la inspiración temporalmente. Como muestra de estos propósitos, dejo como foto de cabecera un poco cutrilla algo por muestra de que se ha de empezar por abajo a construir las grandes obras (¡Vaya mala excusa!).

No querría que se hiciera aún más larga esta parrafada, así que quiero darte un abrazo, esta vez un abrazo de hermano, y desearte sinceramente que tengas un feliz año 2014; es más, que no sea sólo este año y seas feliz siempre. Intentaré aportar mi granito de arena a la causa cuanto antes y, espero, de seguido.

Lo dicho, feliz año 2014.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La legislación española obliga a nuestro blog a mostrar este molesto mensaje. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Si quieres saber más sobre la política de cookies, pincha en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: