La Ciencia No Es Tu Enemigo – Steven Pinkers para The New Republic

Aún a riesgo de tener que retirar pronto esta entrada, he decidido traducir y compartir este artículo de Steven Pinkers (científico, psicólogo y profesor en la Universidad de Harvard) para The New Republic.

Quería compartirlo porque estoy de acuerdo con muchos de los puntos de vista vertidos en él y define casi punto por punto mi parecer sobre el tema. Además, no tiene ningún desperdicio y no es algo dificil de leer o entender. Espero que disfrutes del mismo.

————————————————

La Ciencia No Es Tu Enemigo

Una súplica apasionada a novelistas olvidados, profesores acosados e historiadores sin experiencia.

Los grandes pensadores de la Edad de la Razón y la Ilustración eran científicos. No sólo muchos de ellos contribuyeron a las matemáticas, la física y la fisiología, sino que todos ellos fueron ávidos teóricos de las ciencias de la naturaleza humana. Eran los neurocientíficos cognitivos, que trataron de explicar el pensamiento y la emoción en términos de mecanismos físicos del sistema nervioso. Eran los psicólogos evolutivos, que especularon sobre la vida en un estado natural y el instinto animal que se infunde en nuestros pechos.” Y estaban los psicólogos sociales, que escribieron acerca de los sentimientos morales que nos unen, las pasiones egoístas que nos inflaman y las debilidades miopes que frustran nuestros planes mejor trazados.

Estos pensadores Descartes, Spinoza, Hobbes, Locke, Hume, Rousseau, Leibniz, Kant, Smithson tanto más notables por haber elaborado sus ideas ante la ausencia de una teoría formal y datos empíricos. Las teorías matemáticas de la información, computación y juegos aún no se habían inventado. Las palabras neurona”, hormona,” y gen no significan nada para ellos. Al leer a estos pensadores, a menudo deseo viajar atrás en el tiempo y ofrecerles un poco de ciencia de universitario de primer año del siglo XXI que llenaría un vacío en sus argumentos o les guiaría sorteando un obstáculo. ¿Qué darían estos Faustos por ese conocimiento? ¿Qué podrían haber hecho con él?

No tenemos que fantasear acerca de este escenario, ya lo estamos viviendo. Tenemos las obras de los grandes pensadores y sus herederos, y tenemos un conocimiento científico con el que no podrían haber soñado. Este es un tiempo extraordinario para la comprensión de la condición humana. Problemas intelectuales de la antigüedad están siendo iluminados bajo el punto de vista de las ciencias de la mente, el cerebro, los genes y la evolución. Potentes herramientas han sido desarrolladas para explorarlos, desde las neuronas genéticamente modificadas que pueden ser controladas con puntos de luz a la extracción de “grandes datos” como medio para la comprensión de cómo se propagan las ideas.

Uno podría pensar que los escritores de humanidades estarían encantados y enfervorecidos por el florecimiento de nuevas ideas por las ciencias. Pero uno estaría equivocado. Aunque todo el mundo apoya la ciencia cuando puede curar la enfermedad, controlar el medio ambiente, o vapulear a los oponentes políticos, la intrusión de la ciencia en el territorio de las humanidades ha sido profundamente rechazada. Tan denigrada es la aplicación del razonamiento científico a la religión, que muchos escritores sin rastro de creencia en Dios sostienen que hay algo indecoroso en que los científicos tengan un peso sobre las cuestiones más importantes. En los principales periódicos de opinión, invasores científicos son acusados ​​regularmente de determinismo, reduccionismo, esencialismo, positivismo y, lo peor de todo, algo que se llama cientificismo.” Los dos últimos años se han visto cuatro denuncias de cientifismo sólo en esta revista, junto con los ataques en Bookforum, The Claremont Review of Books, The Huffington post, The Nation, National Review Online, The New Atlantis, The New York Times, y Standpoint.

La política ecléctica de estas publicaciones reflejan la naturaleza bipartidista del resentimiento. Este pasaje, de una revisión de 2011, en The Nation de tres libros de Sam Harris por el historiador Jackson Lears, se convierte en el caso estándar de la persecución de la izquierda:

     Asunciones positivistas proveyeron los fundamentos epistemológicos del Darwinismo Social y las nociones de evolución emergente del progreso, así como los del racismo científico y el imperialismo. Estas tendencias se unieron en la eugenesia, la doctrina de que el bienestar humano se podría mejorar y eventualmente perfeccionar a través de la cría selectiva de la forma” y la esterilización o la eliminación de los “no aptos“. Todo colegial sabe acerca de lo que sucedió después: la catástrofe del siglo XX. Dos guerras mundiales, la masacre sistemática de inocentes a una escala sin precedentes, la proliferación de armas de destrucción inimaginable, guerras incendiarias en la periferia del imperio, todos estos acontecimientos aportó, en distintos grados, la aplicación de la investigación científica a la tecnología avanzada.

El caso de la derecha, capturado en su discurso de 2007 de Leon Kass, asesor de bioética de George W. Bush, es igual de medido:

     Ideas y descubrimientos científicos acerca de la naturaleza viva y el hombre, perfectamente bienvenidos e inofensivos en sí mismos, están siendo reclutados para luchar en contra de nuestras enseñanzas religiosas y morales tradicionales, e incluso nuestra autocomprensión como criaturas con libertad y dignidad. Una fe cuasireligiosa ha surgido entre nosotros déjeme llamarlo “cientificismo sin alma“- que cree que nuestra nueva biología, eliminando todos los misterios, puede dar una explicación completa de la vida humana, dando explicaciones puramente científicas del pensamiento humano, el amor, la creatividad, el juicio moral, e incluso por qué creemos en Dios. No se equivoque. Las apuestas en este concurso son altas: la cuestión radica en la salud moral y espiritual de nuestra nación, la continua vitalidad de la ciencia, y nuestra propia autocomprensión como seres humanos y como hijos de Occidente.

Estos, por cierto, son celosos perseguidores. Pero sus argumentos son débiles. El modo de pensar de la ciencia no puede ser culpado por el genocidio y la guerra y no amenaza a la salud moral y espiritual de nuestra nación. Es, más bien, indispensable en todos los ámbitos de preocupación humana, incluida la política, las artes, y la búsqueda de significado, propósito y moralidad.

El término cientificismo es cualquier cosa menos clara, más una burla que una etiqueta de doctrina coherente. A veces se equipara con posiciones de lunáticos, como “la ciencia es lo único que importa“, o que han de confiarse a los científicos el resolver todos los problemas.” A veces es clarificada con adjetivos como simplista”, ingenuo” y “vulgar”. El vacío de esta definición me recuerda a los activistas gays haciendo alarde de queer” y apropiarse del término peyorativo para la posición que estoy dispuesto a defender.

El cientificismo, en este sentido, no es la creencia de que los miembros del gremio profesional llamado “ciencia” son particularmente sabios o nobles. Por el contrario, las prácticas de definición de la ciencia, como el debate abierto, evaluación de pares, y los métodos del doble ciego, se han diseñado expresamente para eludir los errores y pecados a los que los científicos, seres humanos, son vulnerables. El cientificismo no significa que todas las hipótesis científicas actuales son verdaderas, la mayoría de las nuevas no lo son, ya que el ciclo de la conjetura y la refutación es el elemento vital de la ciencia. No es una unidad imperialista para ocupar las humanidades; la promesa de la ciencia es enriquecer y diversificar los instrumentos intelectuales de la erudición humanista, no destruirlos. Y no es el dogma de que lo físico es lo único que existe. Los propios científicos están inmersos en el medio etéreo de la información, incluyendo las verdades de las matemáticas, la lógica de sus teorías, y los valores que guían su empresa. En esta concepción, la ciencia va de la mano con la filosofía, la razón y humanismo de la Ilustración. Se distingue por el compromiso explícito de dos ideales, y son éstos los que el cientificismo pretende exportar al resto de la vida intelectual.

La primera es que el mundo es inteligible. Los fenómenos que experimentamos pueden ser explicados por principios que son más generales que los mismos fenómenos. Estos principios pueden a su vez ser explicado por los principios más fundamentales, y así sucesivamente. Buscando el sentido a nuestro mundo debe haber pocas ocasiones en las que nos vemos obligados a reconocer que “Simplemente es”,Es magia” o “Porque yo lo digo“. El compromiso de la inteligibilidad no es una cuestión de fe bruta, pero se valida a sí misma gradualmente a medida que más y más del mundo se vuelve explicable en términos científicos. Los procesos de la vida, por ejemplo, solían ser atribuido a un misterioso impulso vital, ahora sabemos que son impulsados ​​por reacciones químicas y físicas entre moléculas complejas.

Demonizadores del cientificismo a menudo confunden la inteligibilidad con un pecado llamado reduccionismo. Sin embargo explicar un suceso complejo en términos de principios más profundos no descarta su riqueza. Ningún pensador sensato trataría de explicar la Primera Guerra Mundial en el lenguaje de la física, la química y la biología en lugar del lenguaje más perspicaz de las percepciones y las metas de los líderes de Europa en 1914. Al mismo tiempo, una persona curiosa puede preguntar legítimamente por qué las mentes humanas son capaces de tener esas percepciones y objetivos, incluyendo el tribalismo, el exceso de confianza, y el sentido del honor que acabó en una combinación mortal en ese momento histórico.

El segundo ideal es que la adquisición de conocimientos es difícil. El mundo no sale de su forma de ser para mostrar su funcionamiento, e incluso si lo hiciera, nuestras mentes son propensas a ilusiones, falacias y supersticiones. La mayoría de las causas tradicionales de creencias la fe, la revelación, el dogma, la autoridad, el carisma, la sabiduría convencional, el resplandor vigorizante de la certeza subjetivason generadores de error y deben ser desestimados como fuentes de conocimiento. Para entender el mundo, debemos cultivar soluciones alternativas para nuestras limitaciones cognitivas, incluyendo el escepticismo, el debate abierto, la precisión formal, y las pruebas empíricas, que a menudo requieren dotes de ingenio. Cualquier movimiento que se llame “científico” pero falle para fomentar las oportunidades de la falsedad de sus propias creencias (más evidente cuando se asesina o encarcela a las personas que están en desacuerdo con él) no es un movimiento científico.

¿De qué manera, entonces, la ciencia ilumina los asuntos humanos? Permítanme empezar con el más ambicioso: las preguntas más profundas acerca de quiénes somos, de dónde venimos, y cómo se define el significado y el propósito de nuestras vidas. Este es el territorio tradicional de la religión, y sus defensores suelen ser los críticos más excitables del cientificismo. Tienden a respaldar el plan de partición propuesto por Stephen Jay Gould en su peor libro, Rock of Ages, según la cual las preocupaciones propias de la ciencia y la religión pertenecen a “magisterios no superpuestos“. La ciencia consigue el universo empírico, la religión tiene las cuestiones de sentido y valor moral.

Por desgracia, este entente se desentraña tan pronto como comiencen a examinarlo. La cosmovisión moral de cualquier persona con conocimientos científicos básicos -uno que no tenga estrechez de miras por el fundamentalismo– requiere una ruptura radical de las concepciones religiosas de significado y valor.

Para empezar, los hallazgos de la ciencia implican que los sistemas de creencias de las religiones tradicionales del mundo y culturas las teorías de los orígenes de la vida, los seres humanos y las sociedades están equivocados de hecho. Nosotros sabemos, pero nuestros antepasados ​​no, que los seres humanos pertenecemos a la misma especie de primate africano que desarrollaró la agricultura, el gobierno y la escritura al final de su historia. Sabemos que nuestra especie es una rama pequeña de un árbol genealógico que abarca a todos los seres vivos y que surgió de sustancias químicas prebióticas hace casi cuatro millones de años. Sabemos que vivimos en un planeta que gira en torno a uno de los cien mil millones de estrellas en nuestra galaxia, que es una de las cien mil millones de galaxias en un universo de 13,8 mil millones de años, posiblemente uno de un gran número de universos. Sabemos que nuestras intuiciones sobre el espacio, el tiempo, la materia y la causalidad son inconmensurables comparadas con la naturaleza de la realidad en escalas que son muy grandes y muy pequeñas. Sabemos que las leyes que rigen el mundo físico (incluidos los accidentes, las enfermedades y otras desgracias) no tienen objetivos que se refieren al bienestar humano. No hay tal cosa como la suerte, la providencia, el karma, hechizos, maldiciones, augurios, castigos divinos, u oraciones contestadas, aunque la discrepancia entre las leyes de la probabilidad y el funcionamiento de la cognición puede explicar por qué las personas creen que existen. Y sabemos que no siempre sabíamos estas cosas, que las queridas convicciones de cada tiempo y cultura pueden ser decididamente falsificadas, entre ellos, sin duda, algunas que tenemos hoy.

En otras palabras, la visión del mundo que guía los valores morales y espirituales de una persona educada de hoy es la visión del mundo que nos ha dado la ciencia. Aunque los datos científicos no dictan por sí mismos los valores, ciertamente cercan las posibilidades. Al despojar a la autoridad eclesiástica de su credibilidad en cuestiones de facto, se ponen en duda sus afirmaciones de certeza en materia de moralidad. La refutación científica de la teoría de dioses vengativos y fuerzas ocultas socava prácticas como los sacrificios humanos, la caza de brujas, la fe curativa, el juicio de Dios, y la persecución de los herejes. Los hechos de la ciencia, al exponer la falta de propósito en las leyes que rigen el universo, nos obligan a asumir la responsabilidad por el bienestar de nosotros mismos, de nuestra especie y nuestro planeta. Por la misma razón, socavan cualquier sistema moral o político basado en las fuerzas místicas, misiones, destinos, dialéctica, luchas, o edades mesiánicas. Y en combinación con algunas irreprochable convicciones -que todos nosotros valoramos nuestro propio bienestar y que somos seres sociales que inciden en el uno al otro y pueden negociar códigos de conducta- los hechos científicos militan hacia una moral defendible, es decir, la adhesión a los principios que maximizan el florecimiento de los seres humanos y otros seres sintientes. Este humanismo, que es inseparable de una comprensión científica del mundo, se está convirtiendo en la moral de facto de las democracias modernas, las organizaciones internacionales y las religiones de liberalización, y sus promesas incumplidas definen los imperativos morales a los que nos enfrentamos hoy en día.Por otra parte, la ciencia ha contribuido directa y enormemente a la realización de estos valores. Si uno tuviera que enumerar los logros de mayor orgullo de nuestra especie (dejando a un lado la eliminación de los obstáculos que nos pusimos en nuestro propio camino, como la abolición de la esclavitud y la derrota del fascismo), muchos serían dones otorgados por la ciencia.El más obvio es el estimulante logro del conocimiento científico en sí. Se puede decir mucho sobre la historia del universo, las fuerzas que hacen funcionar, la materia de la que estamos hechos, el origen de los seres vivos, y la maquinaria de la vida, incluyendo nuestra propia vida mental. Mejor aún, esta comprensión no consiste en una mera enumeración de los hechos, sino en principios profundos y elegantes, al igual que la idea de que la vida depende de una molécula que lleva información, dirige el metabolismo, y se replica a sí misma.

La ciencia también ha provisto al mundo imágenes de una belleza sublime: movimiento congelado estroboscópicamente, organismos exóticos, galaxias distantes y planetas exteriores, circuitos neuronales fluorescentes, y un luminoso planeta Tierra elevándose sobre el horizonte de la luna en la oscuridad del espacio. Al igual que las grandes obras de arte, no son sólo imágenes bonitas sino incitaciones a la contemplación que profundizan nuestra comprensión de lo que significa ser humano y de nuestro lugar en la naturaleza.

Y, contrariamente a la creencia generalizada de que la tecnología ha creado una distopía de privación y violencia, la medida global de la prosperidad humana va en aumento. Los números muestran que después de milenios de pobreza casi universal, una proporción cada vez mayor de la humanidad sobrevive al primer año de vida, va a la escuela, vota en las democracias, vive en paz, se comunica por teléfono móvil, disfruta de pequeños lujos, y sobrevive hasta la vejez. Solo la Revolución Verde en agronomía salvó a mil millones de personas del hambre. Y si quieren ejemplos de verdadera grandeza moral, vaya a Wikipedia y busque las entradas de “viruela” y “peste bubónica”. Las definiciones están en pasado, lo que indica que el ingenio humano ha erradicado dos de las causas más crueles de sufrimiento en la historia de nuestra especie.

Aunque la ciencia es incrustada beneficiosamente en nuestra vida material, moral e intelectual, muchas de nuestras instituciones culturales, incluyendo los programas de artes liberales de muchas universidades, cultivan una indiferencia ignorante por la ciencia que raya en el desprecio. Los estudiantes pueden graduarse de las universidades de élite con una exposición insignificante a la ciencia. Están generalmente mal informados de que los científicos ya no se preocupan por la verdad, sino simplemente en perseguir la moda de paradigmas cambiantes. Una campaña de demonización impugna anacrónicamente a la ciencia de crímenes que son tan antiguos como la civilización, como el racismo, la esclavitud, la conquista y el genocidio.

Igual de común, e igualmente analfabeto históricamente, es culpar a la ciencia de movimientos políticos con una pátina pseudocientífica, particularmente del Darwinismo Social y la eugenesia. El Darwinismo Social fue el mal llamado laissezfaire filosófico de Herbert Spencer. No fue inspirado por la teoría de la selección natural de Darwin, sino por una concepción de la época victoriana de Spencer como una fuerza natural misteriosa para el progreso, que era mejor dejar sin impedimentos. Hoy en día el término se usa a menudo para desprestigiar cualquier aplicación de la evolución de la comprensión de los seres humanos. La eugenesia fue la campaña, popular entre los izquierdistas y progresistas en las primeras décadas del siglo XX, de la mejora del patrimonio genético de la humanidad como forma de progreso social. Hoy en día el término es comúnmente utilizado para atacar a la genética del comportamiento, el estudio de las contribuciones genéticas a las diferencias individuales.

Puedo dar testimonio de que este reproche no es una reliquia de las guerras de ciencia de 1990. Cuando Harvard reformó sus requisitos de educación general del 2006 al 2007, el informe preliminar de trabajo introdujo la enseñanza de la ciencia sin ninguna mención de su lugar en el conocimiento humano: “La ciencia y la tecnología afectan directamente a nuestros estudiantes en muchos aspectos, tanto positivos como negativos: no solo ha llegado a los medicamentos que salvan vidas, Internet, almacenamiento de energía más eficiente, y entretenimiento digital, sino que también han guiado las armas nucleares, agentes de guerra biológica, las escuchas electrónicas, y el daño al medio ambiente”. Esta extraña ambigüedad entre lo utilitario y nefasto no se aplicó a otras disciplinas. (Imagínese motivar el estudio de la música clásica al señalar que genera actividad económica e inspiró a los nazis). Y no hubo reconocimiento de que podemos tener buenas razones para preferir la ciencia y el conocimiento sobre la ignorancia y la superstición.

En una conferencia de 2011, otro colega resumió lo que pensaba que era el legado mixto de la ciencia: la erradicación de la viruela por una parte, el estudio de sífilis de Tuskegee en el otro. (En ese estudio, otra camisa ensangrentada en la narrativa estándar sobre los males de la ciencia, investigadores de salud pública a partir de 1932 siguieron la progresión de sífilis latente en una muestra de pobres afro-americanos sin tratar). La comparación es obtusa. Se supone que el estudio era el lado oscuro inevitable del progreso científico en lugar de una infracción universalmente deplorada, y se compara un fallo de una sola vez para evitar daños a una docena de personas a la prevención de cientos de millones de muertes por siglo, a perpetuidad.

Un acicate importante para las recientes denuncias del cientificismo ha sido la aplicación de la neurociencia, la evolución y la genética de los asuntos humanos. Ciertamente, muchas de estas aplicaciones son simplistas o equivocadas, y son presa fácil para la crítica: escanear en los cerebros de los votantes como se ven las caras de los políticos, atribuyendo la guerra a un gen para la agresión, explicar la religión como una adaptación evolutiva para unir al grupo. Sin embargo, no es raro para los intelectuales que son ignorantes en ciencia promover ideas que son simplistas o equivocadas, y nadie está diciendo a los académicos de humanidades que vuelvan a sus cubículos y se mantenga al margen de las discusiones sobre cosas que importan. Es un error usar algunos ejemplos equivocados como excusa para poner en cuarentena a las ciencias de la naturaleza humana de nuestro intento de comprender la condición humana.
 
Disfrute de nuestra comprensión de la política. ¿Qué es el propio gobierno“, preguntó James Madison, sino la mayor de todas las reflexiones sobre la naturaleza humana?” La nueva ciencia de la mente está reexaminando las conexiones entre la política y la naturaleza humana, que se discutieron con avidez en los tiempos de Madison, pero queda sumergida durante una largo interludio en el que se supone que los seres humanos son pizarras en blanco o actores racionales. Los seres humanos, lo apreciamos cada vez más, son agentes morales, guiados por normas y tabúes acerca de la autoridad, la tribu, y la pureza, y son conducidos por inclinaciones contradictorias hacia la venganza y la reconciliación. Estos impulsos normalmente operan por debajo de nuestra conciencia, pero en algunas circunstancias pueden dar la vuelta por la razón y el debate. Estamos empezando a entender por qué estos impulsos morales evolucionaron, cómo se implementan en el cerebro, en qué difieren entre individuos, culturas y subculturas, y qué condiciona el que se enciendan o apaguen.

La aplicación de la ciencia a la política no sólo enriquece nuestro stock de ideas, sino que también ofrece los medios para determinar cuál de ellos es probable que sea correcta. Los debates políticos han sido tradicionalmente objeto de las deliberaciones a través de estudios de caso, la retórica, y lo que los ingenieros de software llaman HiPPO (Highest-Paid Person’s Opinion – Opinión de la Persona Mejor Pagada). Como era de esperar, las controversias han transcurrido sin resolución. ¿Las democracias luchan entre sí? ¿Qué pasa con los socios comerciales? ¿Los grupos étnicos vecinos juegan inevitablemente odios antiguos en conflictos sangrientos? ¿Las fuerzas de paz realmente mantienen la paz? ¿Las organizaciones terroristas obtienen lo que quieren? ¿Qué hay de los movimientos no violentos de Gandhi? ¿Son los rituales de reconciliación post-conflicto efectivos en la prevención de la reanudación del conflicto?

Nerds de la historia pueden aducir ejemplos que apoyen cualquier respuesta, pero eso no significa que las preguntas son irresolubles. Los acontecimientos políticos son azotados por muchas fuerzas, así que es posible que una fuerza dada sea potente en general, pero quedar sumergida en un caso particular. Con la llegada de los datos de la ciencia el análisis de grandes volúmenes de datos, de acceso libre, juegos de números o textos- se puede extraer señales del ruido y los debates en la historia y la ciencia política resueltos de manera más objetiva. Lo mejor que podemos decir en este momento, las respuestas a las preguntas anteriores son (en promedio, y en igualdad de condiciones) no, no, no, sí, no, sí y sí.

Las humanidades son el dominio en el que la intrusión de la ciencia ha producido el retroceso más fuerte. Sin embargo, es justo ese dominio el que parece ser el más necesitado de una infusión de nuevas ideas. Según la mayoría de las consideraciones, las humanidades están en problemas. Los programas universitarios se están reduciendo, la próxima generación de investigadores son desempleados o subempleados, la moral se hunde, los estudiantes se mantienen alejados en masa. Ninguna persona pensante debe ser indiferente a la falta de inversión de nuestra sociedad en las humanidades, que son indispensables para una democracia civilizada.

Diagnósticos del malestar de las humanidades señalan con razón a las tendencias anti-intelectuales de nuestra cultura la comercialización de nuestras universidades. Pero una evaluación honesta tendría que reconocer que algunos de los daños es auto-infligido. Las humanidades tienen todavía que recuperarse del desastre de la posmodernidad, con su oscurantismo desafiante, el relativismo dogmático, y la asfixiante corrección política. Y han fallado al definir una agenda progresiva. Varios presidentes de universidades y prebostes se han lamentado a mí que cuando un científico entra en su oficina, es para anunciar alguna nueva y emocionante oportunidad de investigación y exigir los recursos para conseguirlo. Cuando un estudiante de humanidades llega es para abogar por el respeto a las cosas como siempre se han hecho.

Esas formas no merecen respeto, y no puede haber ningún sustituto para las variedades de lectura atenta, descripción densa y profunda inmersión que los investigadores eruditos pueden aplicar a las obras individuales. ¿Pero deben éstos ser los únicos caminos hacia la comprensión? La conciliación con la ciencia ofrece a las humanidades innumerables posibilidades para la innovación en su comprensión. Arte, cultura y sociedad son producto de cerebros humanos. Se originan en nuestras facultades de percepción, pensamiento y emoción, y se acumulan y extienden a través de la dinámica epidemiológica por el cual una persona afecta a los demás. ¿No deberíamos ser curiosos para entender estas conexiones? Ambas partes ganarían. Las humanidades podrían disfrutar más de la profundidad explicativa de las ciencias, por no hablar del tipo de agenda progresiva que atrae a los decanos y los donantes. Las ciencias podría cuestionar sus teorías con los experimentos y fenómenos naturales igualmente válidos que caracterizan tan ricamente los humanistas. 

En algunas disciplinas, este conciliación es un hecho consumado. La arqueología ha pasado de ser una rama de la historia del arte a una ciencia de alta tecnología. La lingüística y la filosofía de la mente hace sombra en la ciencia cognitiva y la neurociencia.

Oportunidades similares existen para la exploración. Las artes visuales podían acogerse a la explosión del conocimiento en ciencias de la visión, incluyendo la percepción del color, la forma, la textura y la iluminación y la estética evolutiva de rostros y paisajes. Los estudiantes de música tienen mucho que discutir con los científicos que estudian la percepción del habla y el análisis del cerebro del mundo auditivo.

En cuanto a los estudios literarios, ¿por dónde empezar? John Dryden escribió que una obra de ficción es “una imagen justa y vivaz de la naturaleza humana, que representa sus pasiones y humores, y los cambios de la fortuna de los que es objeto, para el deleite y la instrucción de la humanidad”. La lingüística pueden iluminar los recursos de la gramática y el discurso que permiten a los autores manipular la experiencia imaginaria de un lector. La psicología cognitiva puede dar una idea sobre la capacidad de los lectores para conciliar su propia conciencia con la del autor y los personajes. La genética del comportamiento pueden actualizar teorías populares sobre la influencia de los padres con los descubrimientos sobre los efectos de los genes, los pares, y el azar, que tienen profundas implicaciones para la interpretación de la biografía y la autobiografía -un esfuerzo que también tiene mucho que aprender de la psicología cognitiva de la memoria y la psicología social de la auto-presentación. Los psicólogos evolutivos pueden distinguir las obsesiones que son universales de los que se exageran por una cultura particular y puede exponer los conflictos inherentes y confluencias de intereses dentro de las familias, parejas, amistades y rivales que son los impulsores de la trama.Y como con la política, el advenimiento de la ciencia de datos aplicada a libros, revistas, correspondencia y partituras musicales mantiene la promesa de una nueva y expansiva “humanidades digital”. Las posibilidades de la teoría y el descubrimiento son limitadas solamente por la imaginación e incluyen el origen y difusión de las ideas, las redes de influencia intelectual y artística, la persistencia de la memoria histórica, el aumento y la disminución de los temas de la literatura, y los patrones de la censura oficial y el tabú.Sin embargo, muchos estudiosos de humanidades han reaccionado a estas oportunidades, como el protagonista del ejemplo de un libro de gramática del tiempo futuro volitivo: “Me ahogaré, nadie me va a salvar”. Ninguno de estos análisis disminuye la riqueza de obras individuales, alcanzan para los adjetivos normales: simplista, reduccionista, ingenuo, vulgar, y por supuesto, cientificista.

La queja sobre la simplificación es ilegítima. Para explicar algo es someter bajo los principios más generales, lo que siempre implica una cierta simplificación. Sin embargo, simplificar no es ser simplista. La apreciación de los detalles de una obra puede coexistir con explicaciones en muchos otros niveles, de la personalidad de un autor en el ámbito cultural, las facultades de la naturaleza humana, y las leyes que rigen a los seres sociales. El rechazo de una búsqueda de las tendencias y principios generales evoca el imperio ficticio de Jorge Luis Borges en el que “el Gremio de Cartógrafos dibujaron un mapa del Imperio que tenía el tamaño del Imperio, coincidiendo punto por punto con él. Las siguientes generaciones vieron el gran Mapa Inútil y lo dejaron a la decadencia y la batalla bajo el sol y los inviernos .

Y los críticos deben tener cuidado con los adjetivos. Si algo es ingenuo y simplista, es la convicción de que los silos del legado de la academia deben ser fortificados y que deben ser siempre satisfechos con las formas actuales de dar sentido al mundo. Seguramente nuestras concepciones de la política, la cultura y la moral tienen mucho que aprender de nuestra mejor comprensión del universo físico y de nuestra constitución como especie.

Steven Pinker es editor colaborador de The New Republic, Profesor Johnstone Family de Psicología en la Universidad de Harvard, y autor, más recientemente, de: Los Mejores Ángeles de Nuestra Naturaleza: Por Qué La Violencia Ha Disminuido.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La legislación española obliga a nuestro blog a mostrar este molesto mensaje. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Si quieres saber más sobre la política de cookies, pincha en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: