La organización es importante. Dos herramientas para ayudar.

¡Diox mío! ¡¿Cómo puedes sobrevivir con este desorden?! // 17/52 : Tchernobyl – Chernobyl por Eric Constantineau CC-BY-NC

Este año he empezado tarde a escribir las entradas, así que a modo de extra ahí va una nueva para compensar. Y es que, como indica el título, la organización es importante. No importa si hablamos de rol o de otro tipo de colecciones, tenerlas clasificadas y disponibles en cualquier momento para poder consultarlas, ya sea que vayamos a comprar nuevos títulos o para saber en qué punto nos hemos quedado con cada una de ellas.

Yo uso principalmente dos herramientas que extiendo a la gran mayoría de proyectos. Ambas herramientas son app para móvil y estoy bastante contento con ambas. La primera de la que voy a hablar aquí es Libib. Libib, en su modo Standard (vamos, la versión gratuita) permite ordenar y clasificar bibliotecas de libros, videojuegos, películas y música y es bastante sencilla de gestionar. Primero seleccionas un tipo de bibliotecas y decides a qué va dirigido su contenido. En mi caso tengo varias, ordenadas alfabéticamente. Dentro de cada biblioteca podemos añadir manualmente cada artículo que queramos incorporar o usar el modo escanear para que se busque en la base de datos de Libib el artículo y se rellene la información automáticamente. Lo he probado incluso con juegos de rol, y el resultado me gustó. Si bien es cierto que los libros de rol no es uno de sus fuertes (menos de la mitad lo tuve que introducir porque no estaban en su base de datos), otras cosas como novelas, películas y demás no me dieron mucho problema y sólo faltaban algunos títulos. También es posible marcar estados en cada elemento por separado, especificando por ejemplo cuándo empezaste a jugar a un videojuego en particular y cuándo te lo pasas, si no lo has empezado o si lo abandonaste.

Libib tiene varias ventajas, como su sencillez de uso y su utilidad, pero sí es cierto que posee algún fallo molesto que supuestamente se resuelve en su versión Pro, como que la búsqueda es bastante limitada, sin filtro ninguno, simplemente busca por título o autor y poco más. Como digo, supuestamente esto se resuelve en la versión Pro. Otra ventaja es poder subir en forma de CSV la información para modificar la biblioteca, y el uso de estadísticas, que si bien en el móvil no aparece esta función, sí puede usarse desde su web. Otro inconveniente es que está sólo disponible en inglés, pero al ser tan sencillo de usar, no creo que resulte en un problema mayor. La aplicación móvil está disponible tanto para Android como para iOS. Os dejo con el enlace de Libib a continuación: Libib.

La siguiente herramienta de la que voy a hablar es Wunderlist. Esta aplicación entra dentro de la categoría de gestores de tareas, y en ese mundo existen infinidad de métodos para organizarse y herramientas a cada cual más potente. Wunderlist no es la única, también tenemos Trello, Todoist, Asana (en caso de que se prefiera gestionar el trabajo de todo un grupo) y muchísimas otras herramientas muy prácticas. Pero vamos al turrón, ¿para qué sirve Wunderlist y estas aplicaciones de las que os estoy hablando? Muy sencillo, para organizarse las tareas. Yo suelo usarlo un poco como una lista, pero hay otras formas de hacerlo, incluyendo si se quiere incluso el sistema kanban, cosa que le sonará aquí a los que se dediquen a la informática.

Wunderlist funciona también de forma parecida a Libib, pero aquí creas tareas que puedes gestionar como tareas por hacer o ya realizadas simplemente marcándolas. Además, las tareas pueden configurarse de forma que tengan una alarma que te avise si las tienes que tener completadas para alguna fecha o, simplemente, para que te recuerden que siguen existiendo. También es posible programar una tarea para que se realice cada cierto tiempo y aparezca de nuevo, aunque ya la hayas realizado. Incluso puedes dividir cada tarea en subtareas para hacer el trabajo más simple fraccionando una tarea mayor en otras más pequeñas o simplemente para seguir pasos.

Utilizo Wunderlist de dos formas. Una de ellas es como una simple lista. Por ejemplo, yo tengo una lista para los próximos libros que quiero comprarme, de manera que si paso por una tienda no se me olvide el título o el autor. Cuando lo consigo, tacho ese elemento de la lista y a otra cosa. La otra forma que tengo de usarlo, es en el tema de los proyectos o a lo que dedico algún tiempo libre (sí, soy así de friki). Cuando empiezo a leerme un libro, añado el libro a mi lista de lecturas, y cuando termino, lo tacho. De esta forma, puedo saber qué libros estoy leyéndome al mismo tiempo, o a qué videojuegos le estoy dando y luego saber cuántos han caído en una porción de tiempo, si he abandonado alguno y no lo recordaba o qué pasa con ello. También tengo una tarea dedicada para la escritura de Distrito Digital, de tal manera que configuro una tarea por mes y ahí divido en subtareas cada entrada que creo que voy a poder escribir.

Wunderlist es una aplicación que puede descargarse en iOS, Mac, Android, Windows, Kindle Fire o por web y está totalmente traducida al español. Si queréis saber más, aquí tenéis el enlace: Wunderlist.

Espero que esta entrada os haya resultado útil cuanto menos. Nos seguimos leyendo por aquí.

Saludos y abrazos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La legislación española obliga a nuestro blog a mostrar este molesto mensaje. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Si quieres saber más sobre la política de cookies, pincha en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: