Las cosas han de cambiar

Cambio! por Camilo Forero Pulido CC-BYHa llegado el momento por fin, esa situación que me temía que podría pasar hace tiempo y que me marqué como límite para seguir escribiendo en este blog, Distrito Digital: me estoy tomando la escritura aquí como un trabajo. Para mí, esto suena muy duro, porque este proyecto empezó como un lugar de esparcimiento y de expresión para mí, y sin embargo las cosas han cambiado, mucho y a peor.

Últimamente no me sentía demasiado a gusto con las entradas que estaba escribiendo, al menos no con algunas de ellas. A todas luces, el nivel había bajado, y una gran cantidad de ellas eran relleno que vendrían a ser el entrante del plato mayor que vendría con las entradas de los viernes, generalmente mucho mejor editadas y escritas. Y sin embargo, ha sido empezar este año y empezar a derrumbarme. Sinceramente, ya no encontraba las ganas de escribir, no me venían temas a la cabeza. Ya a principios tuve una crisis similar y escribí una entrada que, vista desde fuera, es un socorro a gritos. La cosa remontó, pero duró más bien poco, y es que el haberme marcado objetivos tan duros de seguir para mí en una etapa de mi vida tan compleja me estaban quitando las ganas de seguir leyendo o escribiendo sobre rol. El blog empezó a quitarme tiempo libre, tiempo de estar con mis amigos, tiempo para leer, tiempo para formarme o, simplemente, para descansar. Y esto no puede ser. Esto no puede continuar así.

Me ha costado mucho llegar a este punto, de verdad. Lo he pensado una y otra vez y le he dado mil vueltas a este tema, y cada vez sonaba peor en mi cabeza. Básicamente, dejar de escribir por un tiempo, y centrarme en otras cosas. Disfrutar de mi vida sin verme encadenado a mi tarea semanal de publicar dos entradas a la semana. Cuando tomé la decisión, cuando supe que debía hacerlo, me sentí extrañamente aliviado, como si me hubiera quitado un peso increíblemente enorme de encima. Pensé en hacer una entrada para anunciar mi ausencia durante un tiempo, pero entonces me entraba esa ansiedad, ese sentido de deber autoimpuesto que ya no me veía facultado a cumplir. No quiero que esto sea un segundo trabajo.

Al final, y con el paso de los días, he llegado a un acuerdo conmigo mismo: voy a seguir en el blog, voy a seguir con Distrito Digital, sí, pero no a cualquier precio. He de recuperar la ilusión y las ganas y esta vez lo voy a hacer a mi manera. La organización está muy bien si cuentas con los recursos adecuados, pero yo no los tengo, y esto es sólo un tipo de ocio, aunque me apasione, no quiero acabar odiándolo. No quiero entrar aquí como si llegara a la oficina, mi trabajo real ya es suficientemente exigente y duro como para imponerme también algo así en este proyecto que tantas ilusiones me ha reportado.

Por todo esto, seguiré escribiendo, pero sólo cuando lo crea conveniente. Sin duda, la cantidad de entradas bajarán notablemente. Dejaré de publicar cada miércoles y viernes, y sólo escribiré cuando me apetezca. Si con esto se acaba el blog definitivamente pues bueno… espero que no sea así, pero ya no me atrevo a comprometerme con nada que no me haga feliz, y el blog estaba conviertiéndose en una fuente de problemas, más que en algo que me enriqueciera.

Sé que no sois muchos los que me leéis, muchos menos aún los que seguís este blog entrada tras entrada, pero os pido comprensión, que entendáis esto, y espero ofrecer mucha más calidad, que no cantidad, a partir de ahora. Al menos, sabréis que cuando leáis algo que publique, será algo que habré escrito con ilusión, y no una simple entrada para salir del paso hasta la semana siguiente.

Como siempre me despido de vosotros, mis apreciados lectores y queridas lectoras, un saludo y un abrazo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: