Mi opininión sobre Final Fantasy XV con SPOILERS

final fantasy XV grupoTerminé de una vez por todas Final Fantasy XV. Me ha llevado desde que salió hasta ahora acabar al menos la historia principal y tengo sentimientos encontrados, y como sé que sois los mejores escuchando (leyendo), quiero desgranar aquí a grandes rasgos lo que me pareció. Antes de empezar, quiero decir que habrá SPOILERS en esta entrada, así que si no lo habéis jugado y queréis hacerlo, os recomiendo que paséis de largo esta entrada. ¿Todo bien entonces? Adelante.

El juego en sí me parece estupendo. Es decir, la estructura de conseguir misiones e ir avanzando me ha gustado mucho. Tengo algunas pegas al respecto, especialmente cuando aún no puedes saltarte los viajes en el Regalia, que son un coñazo. Las pantallas de carga entonces también son pesadas y cargantes a más no poder, y rápidamente el viaje en el Regalia se hace pesado de narices de otro modo, con el único añadido de poder escuchar las estupendas bandas sonoras de cualquiera de los Final Fantasy durante el viaje.

Otra pega que le encuentro son las misiones de caza. Vale, en sí las misiones son bastante divertidas, pero es una pesadilla tener que ir tomándolas de una en una, tener que hacer la caza al más puro estilo Monster Hunter, y volver a entregarla para coger otra distinta. Quita muchísimo tiempo que podría haberse aprovechado mejor de haber podido escoger varias a la vez y no entiendo muy bien el por qué de tener que hacerlo de este modo, no consigo ver el motivo técnico ni jugable que les ha llevado a tomar esa decisión.

Por lo demás, genial. Mecánicamente, el juego me parece maravilloso. El combate, impecable, aunque se puede hacer repetitivo en los primeros compases, pero según aumenta la variedad, mejora la situación bastante. Las magias sin embargo no aportan gran cosa por lo general, y he hecho uso de ellas en muy contadas ocasiones. El hecho de que además sean todas de área y afecte a tus compañeros, tampoco ayuda demasiado.Stella_Nox_Fleuret

En cuanto a la historia… este es el punto que más me ha molestado, sin duda alguna. Esperaba una historia increible o al menos correcta, llena de emoción y que se tomara con calma para explicar bien los detalles y viéramos el impacto de las revelaciones de la trama sobre los personajes. Si bien es cierto que esto ocurre al principio y vamos desgranando la historia cada vez más, según avanza esta se vuelve por momento más caótica, deja más cabos sueltos y no resuelve correctamente las situaciones que se presentan. A partir de Altissia, donde nos enfrentamos al Sidéreo Leviathan, empieza a embalarse el ritmo de la historia. Ya es una auténtica pena que la muerte de un personaje cuyo encuentro ha sido anhelado por nuestro protagonista desde el mismo principio de la historia pase sin pena ni gloria. La verdad, a mí ni fu ni fa. Me pareció mucho más dramática las noticias de la muerte del rey Regis, padre de Noctis, que de Lunafreya. Me imaginaba en ese momento a Noctis encogiéndose de hombros y pasando mucho del tema. ¿Y qué esperar cuando no se ha desarrollado lo más mínimo la relación entre Noctis y Lunafreya? Parece más un trámite que otra cosa, además de que tanta negociación y tanta hostia para que luego te importe un pimiento lo que le ocurra. Una lástima.

Una vez acaba ese tramo, lo que sí me impresionó es el mal rollo que empieza a tener el grupo de amigos desde ese momento, con Ignis ejerciendo como la voz de la razón y Gladiolus como el típico picado un poco pasado de vueltas, ni que decir que Noctis se siente y comporta como un niñato, y eso ganó hasta cierto punto mis simpatías. La tensión podía cortarse con un cuchillo, y me parece que es un tema muy difícil de ser llevado a un videojuego, por ello pienso que la ejecución en ese punto fue magistral.

Pasado este punto, volvemos a correr en la trama, y aquí es donde todo se vuelve una mierda en la historia (y siempre desde mi punto de vista). Tras reconciliarse el grupo, avanzamos y perdemos a Prompto, lo cual me alarmó desde el principio, y creo que también es un buen punto, pero el decimotercer capítulo, a pesar de que no me resultó tan pesado de jugar como leí en su momento en Reddit, sí creo que con toda la información que se destapa se le debía de haber dado tiempo para asimilarlo y darle fuerza con una escena cojonuda en el grupo de amigos llena de dramatismo para luego superarla con esas típicas escenas que infunden valor, etc, que ya estamos acostumbrados a ver en otros juegos de la saga. Sin embargo, los descubrimientos pasan sin pena ni gloria. ¿Que los soldados robóticos en realidad eran bebés? Da igual, si salen más, me voy a liar a hostias con ellos de la misma forma y sin ningún remordimiento. Me imagino leyendo a Noctis en este punto y pensando “¿y qué?”. Triste recurso que podría haberse aprovechado infinitamente mejor.

No nos quedamos aquí, en ese mismo capítulo, al liberar a Prompto de su cautiverio, abre una puerta gracias a un código de registro que tenía implantado en el brazo. Prompto se explica, dando pie también a lo que podría haber sido uno de los momentos estrella del juego, lo cual es deshachado con otro gran encogimiento de hombros de sus amigos, que a estas alturas ya parecen estar hasta los cojones de todo el asunto: “Da igual, eres nuestro amigo. Sigamos adelante, venga”. Pues vale, tío. En vez de dar una verdadera sensación de apoyo, comprensión y cariño por parte de nuestros amigos, da la impresión de que pasan del tema y les importa un comino. Qué lástima, una vez más.Ardyn-Daemon-FFXV

Al final, justo después de la desaparición de Noctis durante diez años, se reúnen los cuatro otra vez, pero parece ser que ya no es el mismo rollo para nada. En vez de un encuentro impactante (y mira que lo preparan muy bien con el viaje en el camión y tal), se queda en una cosa tibia que no nos dice mucho, sólo que las cosas no han cambiado mucho. Parecen otra vez unos chavales pero ahora con barbas (y esto va más para Noctis que para el resto). Desde ahí se lanzan a la aventura final, donde todos se sacrificarán para restaurar la luz y acabar con los Candentes de una vez por todas. Sí, ese es el final, todos se sacrifican y se acabó. Aparece un sueño en una escena post créditos donde Noctis está casado con Lunafreya, sentado en su trono, y el logo de Final Fantasy XV cambia para tener en cuenta esto. Me parece una buena escena, de todos modos, a pesar de lo amargo del final, que nos hace pensar que el sacrificio no tiene puñetero sentido. ¿No había realmente otra forma para resolver el problema? En este punto nos damos cuenta de que todo en el juego ha sido una gran mentira, para lo que nos preparó nuestro padre, el rey Regis, Lunafreya y todos con la posible excepción de nuestros amigos, es para que nos sacrificáramos para hacer del mundo un lugar mejor. Ya está. Y no sólo cae Noctis en esta historia, con nosotros se van Prompto, Gladiolus e Ignis, los cuales han sido nuestros fieles amigos durante todo este tiempo y ni siquiera a ellos podemos protegerlos de tan funesto final.

Al final, la historia deja muchos cabos sin atar (algunos se resolverán mediante DLC de pago), y una gran cantidad de recursos totalmente desaprovechados. No sólo los que he mencionado anteriormente, sino que el Imperio parece una broma, una herramienta que deja de tener verdadera presencia a partir de cierto punto de la trama, y no se aprovecha nada su intervención. Lunafreya es un personaje al que se le podía haber sacado mucho más jugo, haciendo una verdadera obra maestra con un personaje feminino con una fuerte presencia en la trama y situaciones más interesantes, pero no. Cor Leonis (¿os suena?) desaparece en la historia cuando vamos aproximadamente por la mitad del juego y no volvemos a saber más de él. Idola Aldercapt, Emperador de Niflheim, sólo aparece en forma de bicharraco al final del juego, y te das cuenta por unos comentarios que fácilmente puedes pasar por alto. No aporta tampoco nada a la historia. Es una lástima que Aranea tenga también un peso tan testimonial, cuando hubiera sido estupendo que se hubiera desarrollado mucho mejor el personaje. Ya ni hablamos de Ardyn Izunia, un villano cojonudo que no puede mostrar todo lo maloso que es verdaderamente porque no está tampoco bien desarrollado (aunque admito que más que cualquiera de los anteriores).Ardyn-Izunia-KGFFXV

Por otro lado, hay un punto positivo muy a favor de Final Fantasy XV, y es llamado “bromance” entre Noctis y sus colegas. Es, posiblemente, el pilar central del juego, y lo que más mola sin duda alguna. El colegueo, la relació de amistad y cariño que se profesan entre todos me parece que está contado de una forma increíblemente cercana y emocionante. Los momentos en que se ayudan entre ellos, los comentarios mientras exploramos el mapeado o las mazmorras, incluso cómo comentan entre ellos cualquier encuentro anterior o sus sospechas sobre cada acontecimiento, es para dejarnos sin palabras. Todo muy, muy bien pensado y estructurado. Hay, de hecho, una escena al final del juego en el que Noctis y los demás están reunidos, justo cuando saben cómo va a acabar todo, una despedida rollo colegas que casi hace que se me salten las lágrimas. El colegueo y la amistad que inspira el juego es con lo que me quedo en primer lugar de este juego, y es algo que no sé yo si podrán llegar a emular en un futuro juego tan bien como en este, aunque deseo y espero que sí.

Con esta reflexión tan larga os dejo hoy. Si tenéis algún comentario que hacer, ya sabéis que no tenéis por qué registraros para dejar vuestras impresiones, que serán siempre bienvenidas.

Saludos y abrazos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La legislación española obliga a nuestro blog a mostrar este molesto mensaje. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Si quieres saber más sobre la política de cookies, pincha en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: