Parasomnia: Informe

Abandonado // Abandoned por MaX Rσмєяσ CC-BY-NC-SA

Abandonado // Abandoned por MaX Rσмєяσ CC-BY-NC-SA

En el mundo ocurren atrocidades todos los días. Algunas de ellas son conocidas por todos, otras son tapadas con más o menos éxito por los gobiernos y corporaciones, cuyo poder sobre los medios de comunicación es aterrador. Es cierto que existen una increíble cantidad de historias conspiratorias sobre todo tipo de sucesos desconocidos o paranormales. La mayoría no son ciertas, y cumplen la función de ocultar otras no tan conocidas que, por su familiaridad, serían capaces de helarnos la sangre en las venas. He aquí uno de esos sucesos. Uno real.

Démole difusión, no permitamos que el gobierno o las corporaciones acallen nuestras voces.

Esta entrada puede contener imágenes, audios y/o vídeos no aptos por su contenido violento o extraño para todos los públicos. Aconsejo que si eres una persona sensible o no tienes la edad suficiente, pases de largo esta entrada y disfrutes del resto del contenido que ofrece el blog. Estás advertido.

<fecha borrada, nombre borrado>

Me pidieron un informe sobre los incidentes acontecidos entre la noche del <borrado> y la hora de nuestra llegada a la pequeña localidad de <borrado>, un pequeño pueblo con nada destacable hasta el momento de los hechos.

Recibimos la llamada de auxilio justo unas horas antes. Por desgracia, no supimos o pudimos preveer lo que nos encontraríamos al llegar allí, por lo que no se puso al alcance del equipo de investigación todos los recursos necesarios para realizar una intervención inmediata y adecuada. Aún así, dudo mucho que contáramos con el personal cualificado necesario. Intentaré relatar los que encontramos lo mejor posible.

La llegada a <borrado> se produjo sobre las <borrado>. En un principio nada despertó nuestro interés, pues parecía normal la ausencia de iluminación dada la hora que era. Lo verdaderamente inquietante era el corte de comunicaciones con el exterior. Un equipo se dirigió directamente a las instalaciones telefónicas y eléctricas. Aunque se encontraban en perfecto estado, pudimos comprobar que no disponíamos de cobertura móvil, nada de extrañar teniendo en cuenta lo aislado del lugar.

No pasó mucho antes de comprobar ya entrando en el pueblo de ciertos focos de incendios que venían del centro del poblado. Esto en sí resultaba raro, tanto como la ausencia de sonidos humanos o sirenas que nos hicieran entender que habría alguien trabajando en la extinción de esos incendios. Entramos en el pueblo y todo parecía tranquilo. Más que tranquilo, demasiado silencioso, sólo se podía oir el sonido de los grillos y el viento agitando a los árboles. Decidimos adentrarnos separándonos en tres grupos. Cada uno asignado a un sector distinto. Nosotros avanzamos dirección a los incendios, en el centro del pueblo, donde estaban también localizados el ayuntamiento y la iglesia. Las casas parecían abandonadas durante todo el camino, y no encontramos animales u otras personas en las calles.

Descendimos hasta llegar a nuestro objetivo. Parecía como si allí se hubiera producido una batalla campal. Casquillos de balas, manchas de sangre recientes y una especie de siluetas oscuras con forma humanoide en los suelos y las paredes de la plaza del ayuntamiento. Algunas casas ardían hasta los cimientos, y fue una suerte que las llamas no se hubieran extendido otras casas próximas. Entramos al ayuntamiento y a un par de casas, pero todo estaba tal y como lo habían dejado los dueños, como si hubieran huído apresuradamente: televisiones encendidos, comida a medio terminar en las mesas y otros objetos sin interés.

Adentrándonos aún más en el pueblo, encontramos al hombre cuyos datos adjunto a este mismo informe. Se encontraba en un estado visiblemente agitado y malherido. Vestía una especia de traje NBQ que no había visto nunca hasta ahora. No le concedí mayor importancia y nos dirigimos a socorrerlo, temiéndonos que nos enfrentáramos a un plaga o algo peor. La visera de su traje estaba agrietada, y así pudimos ver bien su rostro. Se trataba de un varón de unos cuarenta años, pelo canoso y rostro chupado, con grandes ojeras. Cuando intentó hablar, escupió sangre. El médico del grupo negó con la cabeza, lo cual significaba que sólo podríamos darle una muerte piadosa, pero yo necesitaba respuestas. El hombre balbuceó algunas palabras incoherentes sobre maldiciones y la corrupción. No entendí muy bien a qué se refería. Señaló en dirección a la iglesia justo cuando sus últimos estertores llegaron, y murió en ese mismo instante.

La iglesia de todos los santos // All Saints Church por frenchdave CC-BY-NC-SA

La iglesia de todos los santos // All Saints Church por frenchdave CC-BY-NC-SA

Informamos al segundo y tercer equipo sobre el hombre que encontramos, ninguna novedad por parte de los otros dos equipos, sólo más casas abandonadas de la misma forma que habíamos encontrado nosotros anteriormente. De esta manera, decidimos continuar hasta la iglesia. De ella se elevaba entre llamas un humo de color oscuro, con un ligero olor a carne chamuscada. Nos temimos lo peor y derribamos los portones. Lo que encontramos allí fue dantesco.

Cientos, miles de cadáveres quemándose, amontonados por todas partes. Un olor a carne rancia quemándose nos golpeó con mucha más fuerza que antes, lo cual provocó que <borrado> echara hasta la primera papilla. Hicimos lo posible por cerrar la puerta y volver a investigar, pero entonces oímos una serie de disparos a lo lejos, justo por el sector del segundo equipo. Nos comunicamos inmediatamente con ellos. El agente <borrado> respondió a nuestra llamada, totalmente alterado y gritando para poder oírle sobre el sonido del tiroteo. Lo único que entendí fue algo sobre unas “fuerzas enemigas” y luego, un sutil cambio en su voz, mucho más ronca, que decía algo así como “ya viene”. Un escalofrío recorrió mi espalda y perdí los nervios cuando la llamada se cortó. Me comuniqué con el tercer equipo y les ordené que saliéramos cagando hostias del pueblo. Entonces intenté llamar al cuartel general, pero nadie respondió.

Todo acabó muy deprisa. Aguantamos todo lo posible en las afueras del pueblo, hasta que una unidad que no quiso identificarse del ejército se presentó y nos echó de allí. Creía que vendría el CDC con ellos, y me resultó extraño que el ejército se viera envuelto. Nos hicieron una serie de preguntas y nos examinaron, dejándonos marchar sin más. Recogimos los contactos necesarios para pedir la recuperación del equipo dos, pero nunca volvimos a saber de ellos.

Tengo unos recuerdos muy difusos de ciertas partes, como si me costara recordarlos, con esa especie de recuerdo velado que se puede tener de un sueño… o una pesadilla. No sé muy bien por qué, pero me atormentan ciertos pensamientos por las noches, es algo… en fin. Ví algo cuando abrimos esa iglesia, algo muy extraño. Quizás fuera producto de mi imaginación, o tal vez fuera que inhalé gases tóxicos, no sé muy bien pero… juraría que esa gente, los cuerpos que ardían apilados unos sobre otros, no eran normales. Recuerdo los ojos de uno de ellos. Unos ojos oscuros, brillantes y antinaturales. Sus facciones estaban totalmente deformadas, como si le hubieran arrancado pedazos de piel o, más bien… como si se hubiera transformado. Y esos dientes… no eran humanos, estoy seguro. Afilados, retorcidos hacia atrás. Quizás sean sólo imaginaciones mías. Es posible. De lo que no me cabe duda es de que hay algo que está a punto de llegar.

Ya viene.

FIN DEL INFORME

 

Go to sleep

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La legislación española obliga a nuestro blog a mostrar este molesto mensaje. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Si quieres saber más sobre la política de cookies, pincha en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: